Turnos On Line - Treelan Sistema Medico Integral

antiangiogenicos

Los antiangiogénicos son un nuevo tratamiento para la degeneración macular húmeda, relacionada con la edad. La forma húmeda de la degeneración macular es causada por el crecimiento anormal de vasos sanguíneos en la retina, que filtran sangre y dañan a las células sensibles a la luz. Los antiangiogénicos bloquean el crecimiento anormal de los vasos y la filtración.

Beneficios de los Antiangiogénicos:

Con antiangiogénicos su visión se puede tornar menos borrosa y fluctuante. Le podrá resultar más fácil reconocer rostros de amigos y familiares. En estudios clínicos, muchos pacientes que han recibido antiangiogénicos mensualmente, experimentaron una significativa mejora de por lo menos 3 líneas de la cartilla de prueba.

Qué esperar el día del tratamiento:

Los antiangiogénicos son una droga que se inyecta en el ojo una vez al mes, o con menos frecuencia en algunos casos. Se puede realizar en consultorio médico o en ámbito quirúrgico. Antes del tratamiento, la zona alrededor del ojo será tratada con antisépticos y antibióticos, y el ojo se anestesiará mediante gotas.
Después de la inyección puede presentar enrojecimiento en la zona de inyección. Se podrán recetar antibióticos para prevenir infecciones.

Expectativas reales:

La degeneración macular húmeda es una enfermedad crónica y no se cura. Los antiangiogénicos son utilizados para manejar esta enfermedad.
En ensayos clínicos, los efectos adversos son raros e incluyen infecciones oculares serias, desprendimiento de retina y cataratas. Otro efecto adverso poco común es la inflamación dentro del ojo y el incremento de la presión.
Los efectos adversos oculares más comunes son enrojecimiento del ojo, dolor ocular, pequeñas manchas en la visión, sensación de algo en el ojo e incremento del lagrimeo. Los efectos adversos no-oculares más comunes son aumento de la presión sanguínea, infección nasal y de garganta, y dolor de cabeza.
En cada inyección siempre hay riesgo de infección, por lo que debe notificar al médico si su ojo se enrojece, está sensible a la luz, tiene dolor o si nota un cambio en la visión. Este riesgo de infección es minimizado cuando la aplicación de las inyecciones es realizada en un quirófano con condiciones de higiene adecuadas.